Inicio > Destacados > 6 de noviembre: Día Nacional del Comercio
Otro legado de Manuel Belgrano

6 de noviembre: Día Nacional del Comercio
Otro legado de Manuel Belgrano

 “El comercio es el alma de los pueblos”, decía Manuel Belgrano. El comercio es la actividad que permite el intercambio de bienes y servicios entre los productores y consumidores, algo básico para toda la sociedad.

En un brillante alegato conocido bajo el título de “Representación de los hacendados”, Belgrano sentó las bases en la incipiente Patria y, de este modo, el 6 de noviembre de 1809 la Junta Consultiva convocada por el Virrey, aprobaba el comercio directo con los aliados y los neutrales en el Río de la Plata.

De aquel momento ha pasado un largo tiempo. Sin embargo permanece intacta la vocación de los hombres de comerciar, vocación que, por cierto, es milenaria. Hoy tenemos nuevas herramientas, como son las redes sociales y otros avances tecnológicos, pero el espíritu sigue siendo el mismo.

Desde nuestra redacción, tanto de “Ser Platense” como desde “La Gran Capital”, va nuestro saludo a los esforzados comerciantes que todos los días levantan sus persianas para ofrecer lo mejor que tienen, a los que caminan la calle en busca de nuevos clientes, a los que distribuyen la mercadería, a los que ofrecen servicios para que el comercio siga funcionando, a los dirigentes empresariales que desde centros, cámaras, federaciones y otras organizaciones intermedias luchan por la defensa de la actividad, a los que han pasado su vida detrás del mostrador en horas interminables, siempre con una sonrisa, aunque sus pies cansados no den más.

A todos ellos, y a los que desde cualquier otra posición ayudan al crecimiento del comercio va nuestra felicitación, más aun teniendo en cuenta el difícil momento que hoy enfrentan los comerciantes, con la caída de las ventas, la inflación descontrolada, la falta de financiación, la presión impositiva, las comisiones de las tarjetas, los alquileres y las tarifas impagables,  que los ponen cotidianamente al borde de cerrar sus puertas.

Como decía  Lord Lytton: “El comercio es la salud tranquila de las naciones”.