Inicio > Destacados > La gobernadora María Eugenia Vidal nombró un nuevo presidente
Héctor Nicolás Calvente asumió en Astilleros Río Santiago

La gobernadora María Eugenia Vidal nombró un nuevo presidente
Héctor Nicolás Calvente asumió en Astilleros Río Santiago

María Eugenia Vidal, designó como presidente a Héctor Nicolás Calvente, luego de que su antecesor Daniel Capdevila, dimitiera al cargo por “motivos personales”. El nuevo titular asume en medio de un compromiso acordado donde no habrá despidos, cierre ni privatización.

Después de un tumultuoso 2018, donde hubo marchas y contramarchas en cuanto al destino de la empresa, y en donde los trabajadores organizadamente pudieron torcerle el brazo a los fundamentalistas del gobierno bonaerense que querían el cierre del Astilleros, el 2019 comenzó con un cambio de autoridades con el nombramiento de  Héctor Nicolás Calvente quien tendrá como principal tarea cumplir con el acuerdo de que no habrá despidos, ni cierre de la planta,ni privatización. .

La gobernadora firmó el decreto 1869 publicado el Boletín Oficial bonaerense junto con las firmas de los ministros de Producción, Javier Miguel Tizado, de Economía, Hernán Lacunza, y del jefe de Gabinete, Federico Salvai.

Calvente se desempeñaba como gerente de asuntos Jurídicos del Ente Administrador del Astillero. Hombre cercano al ministro De la Torre, también es oriundo de la localidad de San Miguel y de extracción peronista. Además impulsó denuncias contra la fábrica debido a supuestas irregularidades en gestiones anteriores.

La renuncia de Capdevila se produjo dos días después de que el gobierno firmara un acuerdo con los trabajadores para garantizar que no haya despidos, cierre de la planta ni privatización.

Desde fuentes sindicales señalaron que en febrero, “nos volveremos a juntar para discutir los puntos que faltan resolver, entre ellos, un segundo barco de Venezuela, descuentos por rubros -que sacaron del sueldo- y vacaciones”.

Se espera que el flamante presidente, le dé el perfil productivo y competitivo, se rodee de gente capaz, y no termine como muchos que utilizaron el Astilleros para acomodar amigos, que jamás habían visto un barco.

El desafío es importante, pero la reactivación de la planta, no solo conserva los puestos de trabajo, sino que genera un efecto multiplicador virtuoso para la región.