Inicio > Destacados > Nuevo gobierno nacional
Fernández asumió con una plaza repleta de personas y mística peronista

Nuevo gobierno nacional
Fernández asumió con una plaza repleta de personas y mística peronista

Al ritmo de los bombos, con mucha militancia y gente seguidora del Frente de Todos, Alberto Fernández habló ante una Plaza de Mayo colmada. En una de sus frases más importantes señaló: “Nunca más vamos a dividirnos. Nos dijeron que no volvíamos más. Pero este año volvimos y vamos a ser mejores”.

En un día histórico, ya que otra vez el peronismo retomó el poder en las elecciones democráticas asumió Alberto Fernández. La jornada que contó con un calor agobiante superando los 35° por algunos momentos en CABA, se tiñó de calor peronista produciendo que varias personas bañaran en la fuente de la plaza.

En cuanto al calor hay que resaltar que “las patas en la fuente” es una vieja tradición del peronismo que se adoptó en 1945, más precisamente un 17 de octubre, día de la lealtad peronista. Todo esto conmemorado de alguna manera lo que ocurriera en ese entonces en un día que agobió a los miles y miles que se hicieron presentes en la Plaza de Mayo.

Calor y color en la plaza

 

Otra de las atracciones en los alrededores fueron los puestos de comidas denominados “puestos de chori” que le otorgaron aún más mística a un día que será recordado a lo largo de la historia por la vuelta del peronismo al poder.

En relación a la delicada situación que vive el país por toda la crisis que lo atraviesa y su rol político, Fernández afirmó: “Jamás pensé que mi vida iba a cambiar como cambió, que iba a ser protagonista de la más maravillosa aventura que puede vivir un líder político, que es levantar a un pueblo de la destrucción”

En cuanto al evento que se desarrolló a lo largo de toda la jornada luego de la jura del nuevo mandatario se destacaron estos artistas:  Rocío Quiroz, Sudor Marika Eruca Sativa Ella es tan cargosa, Iván Noble, Mala Fama, El Kuelgue, Los Tipitos, Pericos, La Delio Valdés, Coti y Estelares.

 

 

Miradas que matan

 

Otra de las situaciones que quedaran para el recuerdo fue el momento del saludo entre Macri y CFK, que reflejó, claramente, una relación tirante con una mirada poco simpática para el saliente presidente por parte de la Vicepresidenta.

Una relación que estuvo repleta de asperezas por parte de ambos, ya que Mauricio Macri se encargó a lo largo de estos 4 años de hablar de “la pesada herencia” criticando duramente al Kichnerismo. Todo esto, poniendo siempre por delante la corrupción y las responsabilidades de Cristina según su visión.

A su vez, la ahora Vicepresidenta lo había tildado de “machirulo” al político luego de que este diera a entender que ella estaba loca. Frase que fue muy retomada por la sociedad en un momento en el que feminismo y toda su jerga pasan un gran momento de auge.