viernes, diciembre 4, 2020
Inicio > Regionales > Berisso >  YPF y el Conicet lanzaron una iniciativa pionera en la región
Porqué el Hidrógeno es el combustible del futuro

 YPF y el Conicet lanzaron una iniciativa pionera en la región
Porqué el Hidrógeno es el combustible del futuro

La compañía tecnológica Y-TEC que integran la petrolera y el organismo científico lanzó el Consorcio para el Desarrollo de la Economía del Hidrógeno en Argentina (H2ar) junto a varias empresas. Recalcaron las condiciones del país para posicionarse en el último paradigma energético

 

Y-TEC, la compañía de tecnología de YPF, y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), lanzaron el Consorcio para el Desarrollo de la Economía del Hidrógeno en Argentina (H2ar), una iniciativa única en la región pensada como un espacio de trabajo colaborativo entre empresas integrantes de la cadena de valor del hidrógeno. Así lo consigna el sitio elciudadanoweb.com

 

El petróleo está en discusión, la propulsión eléctrica de los vehículos, en muchos casos, deriva de energías convencionales como la de los hidrocarburos, poco sustentable y contaminante. Lo disruptivo es la energía obtenida del hidrógeno, el elemento más abundante del universo. Su utilización está en estudio desde hace años, y contiene grandes desafíos científicos y tecnológicos para hacerla viable.

 

YPF y el Conicet se pusieron a tono de lo que se viene. En un encuentro virtual del que participaron más de 40 empresas interesadas en ser parte de la industrialización del sector en el país, se pusieron en común los objetivos, beneficios y alcances del consorcio.

 

“El consorcio H2ar permitirá a las empresas socias tener acceso a información de frontera, potenciará la generación de capacidades técnicas propias y posibilitará crear negocios innovadores en un sector que tendrá un rol central al interior del sector energético en la próxima década”, detalló Santiago Sacerdote, gerente general de Y-TEC.

 

El Consorcio se diseñó como un espacio de trabajo colaborativo entre empresas que actúen o estén interesadas en participar en la cadena de valor del hidrógeno. Desde la producción hasta la aplicación efectiva. Los convocados integran un amplio abanico que va de empresas automotrices, generadoras de energía eléctrica, transportadoras y distribuidoras de gas natural, refinadoras de petróleo, productoras y consumidoras de H2 y grandes consumidores de energía, entre otros.

 

La iniciativa es liderada por Y-TEC por tener una posición de referencia en la materia, consolidada por un equipo interdisciplinario en permanente articulación con el sistema científico y tecnológico argentino.

 

La década por ganar

Las previsiones a escala global apuntan a que durante los próximos diez años se amplifique el desarrollo del hidrógeno como un vector de energía con bajas emisiones de carbono, convirtiéndolo en una pieza fundamental en la descarbonización industrial.

 

Los impulsores de H2ar sostienen que la Argentina posee excelentes condiciones naturales para la generación de hidrógeno, a través de sus recursos renovables altamente competitivos y sus importantes reservas de gas natural.

 

 

Inconvenientes

 

 

Uno de los grandes problemas de obtener energía a partir del hidrógeno es que hoy el 96% del mismo se genera a partir de hidrocarburos fósiles, en particular mediante reformado de gas natural. Se trata de costos: este método es entre 4 y 10 veces más barato que el de la electrólisis de agua para separar la molécula.

 

Si la mirada se posa sobre los niveles de contaminación, la ecuación se invierte. Producir un kilogramo neto de hidrógeno por reformado de gas natural genera 12 veces más CO2 que la electrólisis del agua con electricidad de origen eólico (viento). El modelo actual de producción de hidrógeno perpetúa el sistema contaminante y centralizado de generación y distribución, que es dependiente de empresas petroleras.

 

Hasta el momento, hay varios problemas a resolver. La producción de hidrógeno es alrededor de tres veces menos eficiente energéticamente que el uso de electricidad almacenada directamente en baterías, la nueva tendencia para los vehículos que, además, está mejorando la densidad de almacenamiento y el costo de las baterías químicas a base de litio.

 

Del sol a los humanos

 

 

El hidrógeno es el elemento más abundante del universo conocido, y la fuente de la energía solar –por el proceso de fusión– que permite la vida en la Tierra.

 

Es un portador de energía, pero como la electricidad es necesario obtenerlo a partir de otras materias primas, como el agua, la biomasa o los recursos fósiles, a partir de transformaciones que, a la vez, requieren otra fuente de energía primaria que puede ser nuclear, renovable o fósil.

 

El hidrógeno se usa hace tiempo en multitud de procesos industriales, aunque hasta hace poco como un componente más en los procesos. Lo nuevo es su utilización como nuevo vector energético que, además, sea compatible con el respeto al medio ambiente.

 

Una de las líneas principales de investigación es la obtención a partir del agua de la naturaleza, separando sus partes (hidrógeno y oxígeno) mediante electricidad de origen renovable. Luego, almacenar ese hidrógeno, transportarlo, distribuirlo y, finalmente, utilizarlo a través de procesos térmicos convencionales como en motores de combustión interna o turbosina, o electroquímicos como las pilas de combustible. En ese último paso, el resultado es la devolución a la naturaleza la misma cantidad de agua se invirtió en obtener el hidrógeno.

 

En conversión térmica del hidrógeno se emitirían óxidos de hidrógeno, aunque en una proporción inferior a los emitidos con los combustibles fósiles, mientras que en la utilización de pilas de combustible las emisiones serían nulas.

 

 

 

El Y-TEC

 

 

Y-TEC es una empresa de tecnología creada en 2013 por YPF (con el 51% de la participación) y el Conicet (49%). Su fin es brindar soluciones tecnológicas al sector energético, consolidar el entramado tecnológico-productivo local y formar recursos humanos especializados para el desarrollo de la industria de la región.

 

La empresa orienta sus líneas de investigación a problemáticas y oportunidades estratégicas de la industria y prioriza la ejecución de proyectos de alto impacto. Genera y aplica conocimiento, y lleva nuevas tecnologías al mercado.

 

Y-TEC está situada aquí en Berisso, en un moderno edificio de 13.000 metros cuadrados con equipamiento de última generación. Allí trabajan expertos de la industria e investigadores del sistema científico tecnológico nacional.