domingo, octubre 2, 2022
Inicio > Regionales > Berisso > Mujeres produciendo
Conversatorio sobre el rol femenino en la industria

Mujeres produciendo
Conversatorio sobre el rol femenino en la industria

Organizada por la Unión Industrial del Gran La Plata, se realizó en el Hotel Land de nuestra ciudad una charla a cargo de mujeres vinculadas a la actividad industrial donde relataron sus experiencias ante un auditorio colmado que siguió las exposiciónes con gran atención.

La presentación

El presidente de la UIGLP dio la bienvenida a los presentes, y fue breve sabiendo que era la noche de las mujeres, el evento se realizó por ser este, el mes donde se celebra el Día Internacional de la Mujer.

Luego tomó la palabra Claudia Pérez una de las directivas de la UIGLP y organizadora del encuentro junto a Eugenia Ctibor y Natalia Timossi, también integrantes de la entidad industrial de la región.

Fue el primer momento de emoción ya que la titular de la empresa Domeniconi Microfusión relató su experiencia y las vicisitudes que tuvo que atravesar para llegar al lugar que hoy ocupa. Se autodenomino como una amazona, en realidad una verdadera guerrera que fue venciendo a uno a uno los escollos y los contratiempos que se le fueron presentando en todas sus actividades dentro de un mundo manejado casi exclusivamente por hombres. Su inteligencia, su capacitación permanente y su tesón fueron claves para su crecimiento como mujer y profesional. Su testimonio fue coronado por un fuerte y espontaneo aplauso.

La mujer en la Industria

Posteriormente se pasó a un conversatorio denominado “El rol de la mujer en la industria”, animaron la charla la Licenciada Eugenia Ctibor, directora de Cerámica Ctibor y presidenta de la Cámara Industrial de la Cerámica Roja (CICER); e Irini Wentinck fundadora de MIA (Mujeres de la Industria Argentina) y presidenta de WTK Conductores Eléctricos. Ambas se refirieron a sus comienzos y la difícil inserción en su empresas familiares.

Eugenia e Irini dejaron algunos conceptos interesantes y en la conversación se pudieron encontrar muchos puntos en común. Empresas familiares, padres que la llevaban adelante y un mandato de hogar en que las mujeres estaban destinadas a cualquier actividad alejada de la producción industrial..

La directora de Ctibor resaltó que ella, empujada por su hija quien percibe el mundo de otra manera, pudo asumir su rol de empresaria, ya que su madre ni su abuela lo pudieron hacer porque la sociedad de aquellos momentos no les daba ese espacio. Una historia que involucra a cuatro generaciones.

También señaló que “hay que terminar con la costumbre de que las organizaciones tengan un Departamento de Mujeres, no, lo que se necesita es que las mujeres tengan las mismas posibilidades que sus pares los hombres para llegar a los más altos puestos de conducción”.

Por su parte la presidenta de MIA, contó que “la empresa familiar era dirigida por mi padre, y en casa éramos mi hermana y yo y dos hermanos varones. A nosotras nos enseñaron que podíamos elegir cualquier camino, aunque esos caminos estaban fuera de la empresa. mientras que los varones, más tarde graduados de ingenieros, eran los herederos naturales para la continuidad de la compañía”

Pero Irini no sólo se involucró en la empresa, sino que se convirtió en dirigente empresarial, primero en la Unión Industrial de Ezeiza, y luego en UIPBA y la UIA,  Fueron muchos años de vencer barreras para meterse en el mundo productivo, y no sólo pudo lograrlo, sino que hoy es una referente importante en el ámbito de la industria nacional.

Ambas coincidieron que las cuestiones históricas pesan mucho, eso de que el hombre estaba dedicado a la producción y las mujeres al cuidado, viene de tiempo ancestrales. La humanidad se desarrolló así y se fue naturalizando.

Por suerte hoy y después de muchas luchas, hay un cambio de paradigma, “la mujer ha logrado una mayor autonomía, y los hombres líderes han percibido esto, y se han dado cuenta que la mirada femenina completa un panorama de 360 grados. Se trata de avanzar juntos, acompañándose mutuamente”, señalaron.

Finalmente, reivindicaron el hecho de que las mujeres estén muy comprometidas con cuidar la tierra, el agua, el medio ambiente y avanzar en un camino para un mundo más sustentable.

La igualdad de género en la industria

El segundo panel estuvo a cargo de María Laura Luquese Jefa de Producción de Nestlé Argentina e Ivana Ziegler, responsable de RRHH de la misma firma y trataron el tema “Experiencias de igualdad de género en la Industria”

María Laura es Ingeniera Química, oriunda de Firmat donde comenzó su carrera, pero ya hace 14 años que está en Nestlé –  Magdalena, y está al frente del área de producción de la misma.

Mientras que Ivana es Licenciada en Relaciones del Trabajo, se formó en la industria textil, estuvo en Alpargatas, es coaching, sabe liderar equipos y ahora está al frente del área de Recursos Humanos, también en Nestlé.

Además de contar sus experiencias personales, explicaron como la empresas que son netamente de corte industrial, tratan la cuestión de género, cuando históricamente este tipo de empresas, siempre fue manejada por hombres, debido a las características del propio trabajo que en ocasiones era muy pesado.

Comenzó la Lic. Ziegler quién abordó los puntos que tiene en cuenta la empresa Nestlé para tratar la cuestión de género para con su personal.

“El punto de partida tiene que ver con la selección del mismo. Si bien actualmente Nestlé cuenta en la planta de Magdalena con un 20 % de mujeres que en realidad es poco, se trata de ir mejorando esos números. Por ejemplo, ante dos personas equiparadas en capacidad, antecedentes y calidad de prestación se opta por contratar una mujer. También los salarios son iguales para las personas que cumplan la misma función sin importar su condición de género. Hay políticas claras sobre aspectos como la maternidad con licencias especiales, guarderías a disposición, y trabajo a distancia y otros beneficios adicionales. También se trabaja en la empresa con la gestión de emociones, se tiene en claro que un empleado puede sufrir cosas fuera de la empresa que puede influir en su rendimiento. La violencia de género y otras frustraciones son atendidas y se les da un soporte. Otra de las herramientas que se utilizan son las campañas de comunicación, los miembros de los equipos que trabajan en distintas áreas tienen conocimiento de lo que sucede en el resto de la organización, a pesar que en la planta de Magdalena, trabajan cerca de 300 personas”.

A su turno María Laura resaltó el trabajo de Nestlé que desde hace 90 años, aun con los avatares que ha tenido el país a lo largo de ese tiempo, se ha podido sostener y mantener su planta de trabajadores.

Reconoció que si bien es poco que solamente tengan el 20 % de mujeres trabajando las causas son muchas.

“Esta era una industria de hombres, por razones históricas donde se empleaba mucha fuerza, lo que se dice un trabajo pesado, por lo tanto vedado para las mujeres. Las nuevas tecnología ayudaron a incorporar mujeres pero el nivel de rotación de empleados es muy baja, entonces el proceso es muy lento.

Hay que tener en cuenta que las mujeres no podían levantar peso superior a los 15 kilogramos, lo que era una gran limitación y sus tareas se limitaban al encajonado manual. Pero a medida que se fueron incorporando nuevas tecnologías y se dieron las mejoras en el campo ergonométrico, las mujeres aprendieron rápido y hoy manejan robots que pueden mover pesos superiores a los 200 kilos, actualmente las mujeres trabajan en todas las líneas incluso en aquellas que históricamente estaban reservadas a los hombres” señaló Laura.

“Hay que reconocer que las mujeres que trabajan en cualquiera de las líneas de producción, son muy dinámicas, verdaderas luchadoras, por ello la incorporación no fue traumática, ya que ellas pudieron vencer las barreras culturales y los mandatos familiares regidos por una educación férrea que las prepara para otras cosas y no para la tarea de la producción industrial.

Un valor que hemos comprendido, es que es muy importante ayudarnos unas con otra, tanto adentro como afuera de la empresa por más que compitamos por un mismo puesto” finalizó la responsable del área de producción de Nestlé.

Quizás, como colofón de esta charla queda una frase que estuvo en grabada en la pantalla “Yo no deseo que las mujeres tengan poder sobre los hombres, sino sobre ellas mismas”. La frase pertenece a Mary Wollstonecraft, una filosofa inglesa, y fue dicha hace más 200 años, pero mantiene una vigencia extraordinaria.

Para terminar el acto se realizaron unos sorteos de productos donado por los auspiciantes, y se pudo compartir un generoso lunch.

Share This