domingo, octubre 2, 2022
Inicio > Regionales > Berisso > Entrevista exclusiva
Mujeres que abren la pista: Jenny Dillon pilota de acrobacias aéreas

Entrevista exclusiva
Mujeres que abren la pista: Jenny Dillon pilota de acrobacias aéreas

Jennifer Dillon, es la primera mujer argentina en obtener una licencia de la FAI, Federación Aeronáutica Internacional,  y  la única mujer en competir internacionalmente en la categoría de planeadores. Hace unos días fue declarada como “personalidad destacada” de ciudad de La Plata. 

La platense está estudiando la carrera de derecho, dirige una escuela y tiene dos perros salchicha, Emma y Berlín,  quienes la acompañan hasta en el aire. Además es la primera mujer argentina en obtener una licencia de piloto de acrobacia aérea. 

Manejando su avión Super Decathlon

El rol de la mujer en el ambiente aeronáutico

Su experiencia laboral dentro de un ambiente masculinizado, no le han quitado jamás las ganas de desempeñarse en el oficio: 

“Cuando comencé a implicarme en el ambiente,  fue como Tripulante de Cabina de Pasajeros, o sea, azafata. En ese momento pregunté ¿qué es para mujeres? Había (aún hay) roles asignados para las mujeres. Siempre somos las azafatas y los varones los pilotos”, cuenta Jenny.

Según datos del Sindicato Español de Pilotos de Línea Aérea (Sepla), a nivel mundial, sólo el 3% de los pilotos son mujeres. En Argentina hay sólo 26 pilotas en actividad.  

“Me decían: ¿Pero te vas a meter ahí que está lleno de tipos? Y no eran sólo varones que me lo decían. Por suerte a mi nunca me tocó ninguna situación de abuso o discriminación; pero si rascas fino hubo muchas actitudes, comentarios ¿Y porqué me tuve que bancar eso?” sentencia

En 2019 se realizó en Dolores una competencia de Acrobacia, Jenny ganó en su categoría y tuvo el mejor puntaje en la general. “¿Pensás que alguno me dijo felicitaciones, piba?”. De igual manera la pilota cuenta entre risas: “No me voy a quedar con eso. Entendí que es una limitación de la persona. Hay mucho ego en juego”. Hace hincapié en que la poca participación de las mujeres en el ámbito está librado a la desinformación, lo cual hace que los ambientes sigan siendo para unos pocos, en general varones. 

Hacia una profesión más inclusiva

En Argentina no hay formación de acrobacia, no existen instructorados. La mayoría aprende con sus propios aviones y son autodidactas, y en general se dedican a lo que es el show. Lo interesante de la competencia de acrobacia, es la disciplina, la competencia, donde uno tiene que estudiar y entrenar. Volás para los jueces, no para mostrarte o mostrar el avión”, dice Dillon. “Alguna vez un instructor me dijo que la acrobacia aérea es como bailar: cuarteto baila cualquiera pero clásico, no. Es la comparación entre el show y la competición”. 

Su avión de acrobacias es un Super Decathlon, lo compró y lo trajo en pedazos en barco: “en Argentina hay talleres habilitados que los arman pero el problema más grande, es mantenerlo actualizado. En la aviación no se espera a que un repuesto se rompa para cambiarlo, se trabaja con la prevención, cada determinadas horas de vuelo, se cambian partes y eso es carísimo”.

Jennifer es parte de la Asociación de Mujeres en Aviación Argentina, allí brindan información y capacitación sobre la diversidad de lugares que pueden ocupar las mujeres en la aviación; talleres para niños donde explican los tipos de nubes, las características de los aviones y para qué sirven: “¿Quien de chico no dijo, yo quiero ser piloto o aeronauta ? ¿y porque eso se va perdiendo? Es que no tenés contacto. Para eso hacemos los talleres, para incentivar”. 

Por ello, junto a su padre y su marido, Jenny trabaja en la escuela Proflite donde se dictan cursos teóricos virtuales, proporcionando una facilidad para personas que no son de la región: “así no deben transportarse, ni hospedarse en la ciudad para cursar, nos interesa abaratar los costos de la formación, sin perder calidad. La información sobre cuáles carreras están disponibles y cómo hacerlas es fundamental”, concluye.

Share This