sábado, junio 25, 2022
Inicio > arte y buen comer > Empresarios y emprendedores
El loco del aceite

Empresarios y emprendedores
El loco del aceite

Claudio Moretto le agregó a sus múltiples actividades la tarea de difusión de las virtudes del aceite de oliva.

Todo comenzó durante la pandemia, al mermar su actividad diaria, y con su espíritu inquieto, decidió estudiar para Sommelier de aceite de oliva, en la Fundación Seminare Finca Escuela en Mendoza.

Después de 27 graduaciones realizadas en forma presencial, se hizo la primera online y tuvo mucha aceptación: se anotaron alumnos de La Plata, Capital, Mar del Plata, Salta y se internacionalizo con gente de Perú y Brasil. Después tuvieron que hacer in situ cosas como catar y oler, estudiaron fenología, es decir las enfermedades de las plantas, vieron los maridajes y otras cuestiones donde el ámbito era la Universidad de Gastronomía mendocina.         

Claudio nos comentó su experiencia: “Cuando hice el curso de sommellier me entusiasmó el tema de la salud, lo más importante son las propiedades medicinales, en realidad debiera venderse en las farmacias. Hace muy bien  para el colesterol, la piel, el corazón, el cerebro, el páncreas. Es esencial para el crecimiento de los niños.

Para recibirnos debíamos presentar un proyecto, y de las posibilidades que había no me seducía ninguna, ni envasar, ni la industria cosmética, ni una almazara, ni jabones, ni poner un olivar; a mí me motivó el tema de la comunicación, por la salud de los chicos, hice un proyecto con eso y me recibí.

Luego me pregunté si lo podía hacer realidad. Entonces acudí a un estudio de diseño, a un Community Manager, a un coach y armamos un equipo, con ellos fui perdiendo el temor a hablar y así nació el Loco del Aceite.

A raíz de esta actividad me ha tocado viajar, he ido a ver la elaboración en Salta, Mendoza, en las  Almazaras, y recientemente fui a la cosecha en Tres arroyo y Coronel Dorrego, todo lo que aprendí en el curso lo vi en la práctica. Curiosamente en el  sur de la provincia se producen  los mejores aceites del país, tienen un alto contenido de ácido oleico, que le da mayor durabilidad, lo que le da grandes posibilidades de exportación. La zona por la cercanía al mar tiene un clima muy similar al del Mediterráneo, y se producen aceites similares a los de España, Italia o Croacia.

En realidad Argentina tiene aceites de gran calidad, tenemos aceites premiados internacionalmente, los hay muy buenos en La Rioja, San Juan,  salta y ahora en el sur también, como en Chubut o Río Negro”.

Por último Claudio  hace referencia que él no produce ni vende: “Mi preocupación es su difusión, su uso para la salud y en especial que todos los niños puedan consumirlo. Es una industria que necesita apoyo y que genera divisas”.

Hoy El loco del Aceite da charlas sobre el tema y fue reconocido por la Fundación Seminare y la Cámara Olivícola Mendocina, que lo nombró el “Guardián de los olivos”.

Share This