domingo, octubre 2, 2022
Inicio > Destacados > 12 de Septiembre
Día de la Industria Naval Argentina

12 de Septiembre
Día de la Industria Naval Argentina

En 1961, el Presidente Arturo Frondizi firmó el Decreto Nº 7.992, que dio impulso a un ambicioso plan de renovación de buques mercantes –serían 37 unidades en 10 años–. En conmemoración de esta decisión política, un año más tarde, y respondiendo a la iniciativa de la Federación de la Industria Naval Argentina, el Poder Ejecutivo Nacional declaró al 12 de septiembre como Día de la Industria Naval.

Un poco de historia

Desde 1934, se dio impulso a un plan estratégico de construcciones navales a desarrollarse en la Argentina utilizando los astilleros existentes en el país. De acuerdo a los términos de la Ley Nº 11.378 (5/4/1934), se dispuso la construcción de nueve minadores rastreadores encargados a talleres y astilleros nacionales.

Los Talleres Generales del Arsenal de Río Santiago, situados en Ensenada y dependientes del entonces Ministerio de Marina, se ocuparon de la construcción de cinco de los nueve buques, mientras que el resto fue encargado a astilleros privados de la localidad de Tigre y San Fernando. Asimismo, en años subsiguientes, se ocuparon los talleres de la Base Naval Puerto Belgrano.

La magnitud de ese plan de construcciones condujo a la reorganización, ampliación y extensión de la estructura de talleres y fábricas preexistente, destacándose la creación del Astillero Río Santiago (ARS), de la Fábrica Naval de Explosivos Azul (FANAZUL), de los Astilleros y Fábricas Navales del Estado (AFNE) y de la Empresa Líneas Marítimas Argentinas (ELMA), organismos dependientes del Ministerio de Marina.

Para entonces, el impulso a la industria naval no sólo perseguía el objetivo de incrementar el número de buques de la flota mercante y naval, sino también propiciar el desarrollo de otras industrias, que eran dependientes.

En diciembre de 1960, la política de promoción y subsidios a la industria naval nacional mostraba buenos resultados, al haberse confiado a astilleros argentinos la construcción de un total de 24 unidades, destacándose las empresas AFNE, ASTARSA y Anglo Argentino.

La actualidad

Hoy en día, la Armada Argentina sigue promoviendo estas ideas, integrándose con la industria naval para la creación de diversos proyectos que potencian sus capacidades.

Durante el transcurso del corriente año, se inició la construcción de cinco remolcadores de 10 TBP y siete remolcadores de 40 TBP en las instalaciones de Tandanor S.A.C.I y N. La incorporación de este tipo de embarcaciones representará un salto cualitativo y significativo a efectos de atender actividades de apoyo a los distintos buques que amarran en nuestras dársenas, dentro de adecuadas normas de seguridad y maniobrabilidad, contribuyendo además en el sostén logístico antártico; y permitiéndole a la Armada Argentina contar en forma continua con una disposición eficaz de medios y servicios afectados a tal fin.

En las instalaciones del astillero ubicado en Dársena Norte también se lleva a cabo el proyecto para reparar y modernizar integralmente a la corbeta ARA “Parker”. Éste sería el puntapié inicial para el reacondicionamiento y modernización de la clase Meko 140 y, por extensión, de la flota en general.

A su vez, en el Astillero Tandanor se está realizando el proyecto de un buque polar, en conjunto con el estudio de ingeniería finlandés Aker Arctic y bajo los estándares de la sociedad de clasificación de buques DNV (Det Norske Veritas), para fortalecer la presencia argentina en la Antártida. La función de este buque será el traslado de las dotaciones y suministros durante la Campaña Antártica de Verano, tarea que cumplía el siniestrado ARA “Bahía Paraíso”.

También en Tandanor, se botará próximamente la lancha hidrográfica ARA “Petrel”, cumpliendo con los más rigurosos estándares de calidad proporcionados por la sociedad de clasificación de buques NKK (Nippon Kaiji Kyokai). La embarcación tipo SWATH, para el Servicio de Hidrografía Naval, reemplazará a la lancha hidrográfica ARA “Cormorán” en sus tareas de proveer seguridad a la navegación en las aguas nacionales a través de la confección y mantenimiento de cartas náuticas; y la instalación y mantenimiento de boyas, balizas y faros a lo largo de la costa.

A comienzos de este año se botó el buque ARA “Ciudad de Berisso”, la segunda Lancha de Instrucción de Cadetes de la Armada (LICA), construida íntegramente por el Astillero Río Santiago y cumpliendo con los estándares de calidad de la sociedad de clasificación NKK.

Estas lanchas, de 36 metros de eslora, permitirán embarcar a 33 cadetes junto a 7 oficiales y suboficiales. En ellas, los cadetes podrán adquirir conocimientos en navegación, control de averías y reaprovisionamiento en el mar, habilidades que aplicarán posteriormente durante toda su vida naval.

Al mismo tiempo, disponer con los recursos aportados por el Fondo Nacional para la Defensa (FONDEF), promulgado a partir de la Ley N° 27.565, permite contar con un fondo de financiamiento específico para la recuperación, modernización y/o incorporación de material para el reequipamiento de la Armada que, simultáneamente, materializa una herramienta que potencia el desarrollo del trabajo y de la industria naval nacional.

Nuestro Astillero

En nuestra región el Astillero Río Santiago que hoy conduce Pedro Wasiejko, como se ha expresado, en una parte fundamental en la historia de la Industria Naval Argentina. En estos momentos está en plena transformación y está buscando nuevas formas de organización jurídica para dotarlo de mayor agilidad administrativa para hacerlo cada día más competitivo.

Hace poco, el presidente del ARS, sostuvo que “el gobernador Kicillof ratificó su compromiso con la reactivación del Astillero Río Santiago. Estamos trabajando en varios proyectos en conjunto con el Ministerio de Producción que nos permitan incorporar nuevos trabajos para nuestra planta naval”.

Share This