sábado, mayo 18, 2024
Inicio > Colegios Profesionales > Mirta Libera presidenta de CIBA
“Lo que más dañó el mercado de alquileres es la incertidumbre”

Mirta Libera presidenta de CIBA
“Lo que más dañó el mercado de alquileres es la incertidumbre”

La Gran Capital dialogó con la presidenta de la Cámara Inmobiliaria de la Provincia de Buenos Aires (CIBA) quien realizó un análisis sobre la situación actual del sector y el impacto que tuvo la modificación de la ley de alquileres


La Gran Capital en una charla con Mirta Libera, titular de “Mirta Libera Propiedades”, empresa inmobiliaria con 30 años de presencia en el mercado, conocida por su destacada trayectoria, confiabilidad y eficiencia, y actual presidenta de la Cámara Inmobiliaria de la Provincia de Buenos Aires (CIBA) quien realizó un análisis sobre la situación actual del sector y el impacto que tuvo la modificación de la ley de alquileres.

“Nuestro rubro viene un poco castigado, empezó con una leve pendiente que se agudizó con la pandemia, fue todo un proceso, para todos los propietarios, tasadores, y todos los que estamos en el rubro, el volver a pensar en los valores de los inmuebles, desde 2013 hasta ahora empezó a hacerse más lento el proceso de venta” comentó Libera.

“Se desequilibró la relación entre oferta y demanda por varias razones, pandemia y devaluaciones. Los inmuebles siempre van a estar relacionados con los precios, el valor de reposición, con lo que ocurre en el mercado, en la construcción y en la industria inmobiliaria. Por ejemplo, cuando hemos tasado un inmueble en 2017 con un dólar de 12 pesos, eso pierde relación cuando ese dólar pasa a 1000” agregó.

En cuanto a la situación actual sobre venta y alquileres de propiedades, precisó “el mercado comenzó a moverse un poco cuando se empezaron a sincerar algunos precios, hay oportunidades en este momento, empieza a ocurrir que, alguien que tenía un ahorro optó por comprar una propiedad. Todo lo contrario, ha pasado con los precios de los alquileres, previo a la modificación de la ley 27.551, teníamos oferta y había acuerdos directos, si bien ya había inflación, la misma se iba regulando con acuerdos entre las partes, entre un 20 y 35% anual”.

Con respecto a la rentabilidad dijo “los valores se deprecian rápido, y además lo que ha dañado el mercado de alquileres es la incertidumbre. En julio de 2020, cuando se sanciona la modificación de la ley, todos coincidimos en que fue totalmente inoportuna. Los contratos que se hicieron en ese momento, quedaron desactualizados respecto a la inflación”.

“Ese panorama hizo que los propietarios no renovaran, que lo pusieran en venta, o que se eligieran otros destinos, como temporarios o simplemente empezaron a hacer arreglos informales. El universo de contratos que tenemos las inmobiliarias, es un 60% del total, todo lo demás son arreglos particulares. Sabemos estadísticamente que parte de los que estaban dentro de la formalidad, se movieron hacia la informalidad. Ahora no hay oferta, la gente esta haciendo colas de espera, no consiguen alquiler” sumó Libera.

Sobre propiedades vacías precisó “muchas están ocupadas con otros destinos, temporarios, con informalidad, con conmodatos, eso no lo podemos saber, nosotros tenemos estadística sobre lo formal. Si se estimulara a quienes han hecho inversión para la venta, algún beneficio para que por un periodo de tiempo puedan alquilar, seguramente eso colaboraría”.

En cuanto a la ley de alquileres, dijo “Nuestra duda más grande es el periodo de duración del contrato, tres años en un contexto inestable asusta a los propietarios. En este momento prácticamente no hay propiedades en alquiler. La intervención del estado, en este caso queriendo forzar una situación, en un ámbito de quietud no ha sido bueno”.

“Todos los que estamos en el rubro inmobiliario, colegios, cámaras, y también en consenso con algunos grupos de inquilinos, coincidieron en que, modificando el plazo y una actualización, podría generar distención. Recién tal vez el año que viene, si hay un panorama de estabilidad, cada uno hará su análisis si le conviene tener una propiedad vacía, tenerla en un marco informal o si vuelve a traerla al ruedo y colabora con el país. En 30 años de experiencia en el rubro nunca me pasó esta situación, no hay oferta, tampoco créditos y los inversores se han retirado hacia otros países” agregó.

Sobre CIBA, precisó “institucionalmente somos una cámara gremial-empresaria, somos observadores privilegiados de los movimientos que ocurren en el mercado, hemos podido a lo largo de estos años, prevenir y anticipar lo que conviene o no. Somos una voz frente a los legisladores, esas inquietudes que recogemos de todos nuestros clientes y socios, son volcadas y llevadas en propuestas y proyectos. Además, brindamos capacitaciones permanentes sobre nuevos formatos de negocios y nueva tecnología. Nuestro objetivo es que la formación sea más sólida, ya tenemos convenios con la Universidad Gastón Dachary, también con el Instituto de Capacitación Inmobiliaria, CIBA es un lugar de pertenencia para el desarrollo de los asociados”.

Por último sobre los nuevos profesionales dijo “hay más profesionales, pero que hay algunas controversias, que se dan bajo el paraguas de un matriculado. Algunas empresas utilizan en exceso a los colaboradores, que son bienvenidos, pero deben estar bajo la absoluta supervisión del titular; los asesores, agentes, no pueden hacer tasaciones y reservas. Los profesionales deben hacer valer la carrera y las instituciones”.

Share This