martes, febrero 27, 2024
Inicio > Comercio Exterior > Andrea Coscarello: Despachante de Aduana
“Somos un eslabón fundamental en toda la cadena logística”

Andrea Coscarello: Despachante de Aduana
“Somos un eslabón fundamental en toda la cadena logística”

La 5ta. Jornada del Hub Logístico Puerto La Plata, reunió a mucha gente importante del sector. La Gran Capital conversó con Andrea Coscarello, la Primera Vicepresidenta mujer del Centro de Despachantes de Aduana de la República Argentina, quien habló sobre sus inicios en la profesión, su historia y como llegó a ocupar el cargo actual con un patriarcado tan evidente en la Argentina y el mundo.

“Soy la segunda generación de despachantes, mi madre era despachante de aduana, ella ejerce desde el año 1961 y yo arranqué en esta profesión que la amo en el año 1991, hace bastantes años. Voy a cumplir 56 años y la verdad es que soy feliz haciendo todo este tipo de trabajo. Me involucré en todo lo que es la política del Centro de Despachantes en el año 2008 más o menos, el que fuera presidente de la institución y su secretario me invitaron a trabajar juntos en la política del Centro, y la verdad es que me gustó. Me encanta la gestión y ya llevo bastantes años en esto, 32 años para ser precisos, yo me recibí en el año 94, pero unos años antes ya había empezado en el estudio familiar. Allí trabajé con mis padres que ya están retirados, ya tienen 80 años” contó Coscarello sobre sus inicios.

“Ahora, la que se sumó es mi hija que está estudiando, sería la tercera generación así que es toda una trayectoria para nosotros, y un orgullo. Somos un estudio muy chiquito, pero en realidad con muchas ganas y mucha historia. Por otra parte, la profesión está manejada por hombres, pero en verdad la cuestión del patriarcado no fue un problema para mi. Tuve la suerte de ir una escuela técnica, yo soy maestro mayor de obras, así que siempre estuve acostumbrada a compartir con los varones. La mejor etapa de mi vida: la escuela secundaria me marcó y la verdad que una aprende a hacer de todo en una Escuela Técnica” detalló.

LGC: ¿Es el primer cargo? ¿O habías ejercido algún otro cargo?

AC: “En la gestión anterior yo estuve como vocal suplente. Igual somos varias mujeres en la comisión, somos bastantes, ahora el cargo de vicepresidencia es la primera vez que lo ejerce una mujer”.

LGC: ¿Cuáles son los principales problemas de ser despachante de aduana?

AC: “No sé si es el Centro de Despachante o los propios operadores, lo cierto es que cambió todo, el mundo cambió. Si uno agarra la historia del despachante de aduana cuando recién inició, no tiene nada que ver con lo que es hoy. Antes se hacían todos los despachos a mano, con máquinas de doble carro, cambió mucho, con la tecnología. Cuando se impuso el sistema María en el año 96,97 es un cambio radical en nuestra profesión porque veníamos de un sistema todo simplificado, un sistema que era un antes y un después. Hoy por hoy tenemos la facilidad de tener internet, que en ese momento recién arrancaba. Ahora manejamos una oficina prácticamente con un celular, a una la llama un cliente y le dice: ¿entró el barco? y con el teléfono se entra en la terminal y ya sabemos si entró o no. Entonces yo creo que eso cambió radicalmente”.

“Después en sí, a la profesión nuestra le está faltando la colegiatura, que eso le daría más importancia a nuestra profesión porque yo soy de las que defiendo la profesión. Será por la forma de ser de vida, soy transparente, y porque es una profesión como cualquier otra. Hay colegas que no trabajan bien y otros que sí, como en toda profesión. Pero yo creo que esta ha sido muy castigada por el conocimiento público que se tiene de la profesión. El común de la gente, cuando te pregunta ¿de qué trabajas? Despachante de aduana, dice: a trabajas en la aduana y no, en realidad, nosotros tenemos que trabajar y estudiar mucho, tenemos una gran responsabilidad, inmensa, cuando firmas un despacho por ejemplo, esa firma conlleva mucha responsabilidad. Entonces yo creo que también hay que hacer un trabajo de nuestra parte, somos como cualquier profesional que debemos trabajar y mucho. Pero debemos defenderla. No somos narcotraficantes ni contrabandistas, al contrario, somos como cualquier profesional”.

LGC: El cambio de rumbo económico que inevitablemente va a suceder dentro de pocos días, ¿Qué expectativa tienes con ello?

AC: “Nosotros tenemos que seguir trabajando con todos, no importa el gobierno. Nos levantamos temprano, vamos a trabajar, nos sentamos, el mejor regalo que podemos tener es el trabajo. El trabajo y la tranquilidad de tener el trabajo. Eso es fundamental”.

LGC: ¿Qué destino le ves al comercio exterior?

AC: “Ojalá que crezca. El 99 % del estudio nuestro es textil, pero traigo mucho insumo. Yo no traigo prendas terminadas, y a veces pese a que sea insumos tenemos complicaciones para el ingreso. Entonces, yo creo que si se reparte de los dos lados deberíamos crecer, por que no. No importa cuál es el gobierno. Sí sería importante que nos escuchen. Los despachantes de aduana somos un eslabón fundamental en toda la cadena logística que tiene una mercadería, entonces creo que trabajando entre todos: público, privado, entre todos, deberíamos crecer. Hay una incertidumbre porque nadie sabe que va a pasar, lo que sí es el deseo de que podamos trabajar todos. El empresario textil dice que va a tener miedo, yo no sé si tendría miedo, porque el argentino aparte es un ser muy especial que se ha adaptado a todo, en las mejores y peores épocas, yo soy una defensora de la industria nacional. También la industria nacional necesita ese aporte de los insumos. Sin ese insumo no es posible. Necesita el insumo para el ida y vuelta. Vuelvo a repetir que no importa la bandera política, el deseo de todos nosotros es poder tener trabajo para todos. Más que nada por la incertidumbre que escuchamos de los propios socios”.

LGC: Por último, ¿Qué le dirías a alguien que quiere estudiar esta profesión?

AC: “Lo que yo siempre digo es que les tiene que gustar, porque el comercio exterior es 24×7, todos los días del año, el que se desentienda de lo que es, está equivocado de actividad. Si hay alguien que recién empieza, lo ideal es que haga la práctica en algún Estudio. Esta profesión a veces es ingrata porque uno hace lo mejor que puede, sale todo bien y quizás como hay tanta competencia y a veces la competencia es desleal, el cliente se va con otro, lo más importante es trabajar bien y defender nuestra profesión. Y a todos los mando a estudiar”.

Share This