martes, febrero 27, 2024
Inicio > Regionales > Berisso > Editorial
Cómo afecta el polémico DNU a las Pymes

Editorial
Cómo afecta el polémico DNU a las Pymes

A fines de diciembre se conoció el Mega DNU impulsado por el presidente Javier Milei, de cuya lectura y análisis surge desregulaciones, desguace, extranjerización y fuerte retroceso en derechos laborales. Ni en los considerandos, ni en su texto se encuentran conceptos como generación de empleo, mayor producción o políticas de desarrollo.

Sin embargo, nuestro diseño constitucional determina que las reformas estructurales siempre deben ser sancionadas por el Congreso de la Nación. El carácter excepcional de este instrumento es incompatible con el procedimiento y el contenido del Mega DNU.

Hernando Arias. Director La Gran Capital

Pasaré a analizar los principales párrafos de la norma que según muchos expertos consultados creen que pueden poner en riesgo la supervivencia de muchas Pymes.

En este trabajo no analizamos al desregulación laboral porque está suspendida su aplicación por el amparo de la CGT. Lo más probable es que se termine mandando una ley al congreso como corresponde y de allí salga la nueva ley.

Las góndolas en los supermercados comienzan a estar vacías.

Un primer punto tiene que ver con la desregulación del comercio interior

En ese título se elimina la Ley 26.992 el Observatorio de Precios, la Ley 27.545 o Ley de Góndolas, la Ley 20.680 (mal llamada Ley de abastecimiento) y a Ley 20.657, de Promoción Comercial para la Actividad de Supermercados que regula los horarios, el sábado ingles y el descanso dominical que es de 1974.

Entre las consecuencias de estas eliminaciones, las PyMEs, empresas de la economía familiar y social y economías regionales se perjudican dado que no tienen garantizado su lugar en góndola. A la par, se ven afectados los consumidores en general (por tener menor acceso a diversidad de bienes y mayor vulnerabilidad frente a las oligopólicas).

He aquí algunas consideraciones de cómo repercuten estas desregulaciones comerciales.

Si el supermercado retiene mercaderías especulando con el precio, no se lo puede multar.

Las empresas pymes no tendrán lugar en la góndola. De este modo eliminan la competencia.

Vuelve el negocio de la góndola: exigir beneficios para la ubicación de productos.

¿El gobierno quiere conocer los márgenes de rentabilidad? No puede, el supermercado ya no tiene obligación ni la Secretaría de Comercio autoridad

Se desregulan los intereses de las tarjetas. No hay límites

Otro punto es la desregulación de tarjetas de crédito

En un contexto de pérdida de poder adquisitivo, el incumplimiento de al menos el pago mínimo de la tarjeta de crédito puede significar intereses sustanciales, dado que se elimina el tope.

Las emisoras de tarjetas pueden cobrar intereses punitorios sin regulación ni topes claros.

Para el pequeño comercio, el incremento de costos financieros puede condicionar el margen de rentabilidad.

La emisora de TC puede ofrecer comisiones distintas a comercios del mismo rubro y esto pone en desventaja a comercios más chicos respecto de otros que negocian en distintas condiciones con la procesadora.

Con este DNU el comercio puede diferenciar precios entre pago con tarjeta y efectivo, trasladando al consumidor los costos de transacción y financieros.

Peligra la figura del Despachante de Aduana y los controles son más laxos.

Otro tema conflictivo tiene que ver con los cambios en  el Comercio Exterior

Según fuentes consultadas, aumenta el riesgo de aparición de sociedades insolventes que eran verdaderas cáscaras vacías, como ocurría previo al año 2003. Ello podría ocurrir dada la eliminación de los requisitos de solvencia para actuar como importador/exportador.

Con la actual reforma, ya no hay requisitos que permitan verificar la idoneidad técnica de los despachantes de aduana, permitiendo que cualquiera intervenga en ese carácter, de forma tal que se desdibuja la distinción entre un despachante de aduana y una persona autorizada, sin que se haya modificado la responsabilidad infraccional de quienes actúan en carácter de despachantes de aduana. Las personas autorizadas, en cambio, no asumen responsabilidad infraccional alguna. Cabe indicar que, en materia de despachantes de aduana, si bien la desregulación de su intervención ya venía dada por la Ley 25.063 de 1998, se mantenían los requisitos de idoneidad técnica para actuar en ese carácter en contraposición a quienes actuaban como meras personas autorizadas.

La restricción impuesta a la Aduana de sólo controlar las intervenciones de terceros organismos incorporadas a la Ventanilla Única de Comercio Exterior Argentino (VUCEA) puede conllevar que mientras no se produzca esa incorporación no resulten exigibles certificaciones que hacen al control fitosanitario, de salubridad, seguridad o ambiental respecto de las mercaderías que se importan o exportan. Ello por cuanto esa incorporación a la VUCEA requiere no sólo de desarrollos sistémicos y de interoperabilidad por parte de los distintos organismos, sino también de adecuaciones normativas y de trámites.

En lo que hace al control físico de las mercaderías, se debilita la efectividad del control en la tarea de verificación ya que, si la presunta infracción no tiene pena de comiso, no corresponde detener el curso del despacho como ocurría hasta el momento. Ello implica la posibilidad de que, por ejemplo, pese a detectarse una diferencia entre lo declarado y lo comprobado que conlleve que la mercadería sometida a despacho sea de importación prohibida por no ajustarse a los requerimientos sanitarios, no pueda detenerse el trámite del despacho, debiendo otorgar la autorización de retiro de la mercadería, sin perjuicio del trámite que corresponda en el sumario infraccional correspondiente.

Respecto de la tributación se evidencia un cambio sustantivo, al permitirle a la AFIP a establecer supuestos en los que el pago de los tributos aduaneros no deba realizarse en forma previa al retiro de la mercadería, que es el principio rector en la materia hasta el momento. Ello tiene que ver con el rol extrafiscal que tienen en general los tributos de importación, donde se busca que para una protección efectiva de la rama de la industria local, el pago de esos tributos sea una condición necesaria para el retiro de la mercadería.

Los productores de Yerba Mate quedan desamparados por las nuevas medidas-

También las economías regionales se verán afectadas si avanza el DNU.

Los tareferos de yerba mate quedan relegados: ya no pueden definir el precio en el marco del Instituto Nacional de la Yerba Mate.

Los pequeños productores de yerba tampoco pueden intervenir en la determinación de las hectáreas disponibles para producir.

Se benefician las familias ricas, empoderadas frente a los tareferos/pequeños productores.

Si bien los artículos que derogan determinadas leyes vinculadas a la industria vitivinícola hoy han caído en desuso, cabría enfocarse en el conflicto que podría generarse con la importación del producto, debido a la adopción de medidas que se tomen por fuera de este DNU y que dependen de la Secretaría de comercio exterior.

En las modificaciones de normativa del sector azucarero, no se identifican cambios que afecten la dinámica concreta del funcionamiento sectorial, sin embargo, al igual que en el sector vitivinícola cabe observar la dinámica del sector laboral y de los menos representados.

El aumento de la energía pone en peligro a las pymes y generará una retracción del empleo.

¿Cómo impacta la desregulación energética?

Bajo el nuevo paradigma que dispone precios de combustibles a valor internacional, el oligopolio de YPF, Shell y Axion generaría aumentos del precio de la nafta según acuerdos que realicen. Esto impactaría en todos los precios del mercado, porque aumentaría el costo del transporte de todos los productos que consumimos diariamente.

Aumento en las tarifas eléctricas y gas según disponga la Secretaría de Energía. Estos insumos son fundamentales y forman parte de los costos de cualquier Pyme. El problema es que estas  ya enfrentan una brutal caída del consumo y la competencia desleal con los productos importados que ahora pueden entrar al país libremente.

Los altos precios de las prepagas generaran una migración a los hospitales que podrían colapsar.

La desregulación de la salud también impactará sobre los bolsillos de la población

La gente pagará más caros los medicamentos.

Se elimina el control de precios a la medicina prepaga, por lo que las prepagas se encarecerán, ya sin topes para la fórmula de actualización.

La desregulación de farmacias podría generar desinformación sobre la autenticidad de los medicamentos, su forma de conservación y almacenamiento.

Aumentarán los grandes establecimientos que venden medicamentos (modelo Farmacity) en detrimento de las farmacias de barrio, por la menor exigencia de directores técnicos.

Quienes tengan obra social, podrían recibir peores servicios por el desfinanciamiento de las mismas que supone el DNU.

Se desregulan los laboratorios públicos, y ello puede impactar en menor inversión en Investigación y Desarrollo. Hay que recordar que fueron estos  lo que más aporte hicieron en el programa REMEDIAR que garantizaba acceso a medicamentos esenciales.

Las playas vacías un símbolo de la disminución del turismo interno.

Por último nos preguntamos ¿Cómo impactará la desregulación en turismo?

La derogación de las leyes competentes, generará un vacío legal en el sector turístico. Esto implica que no existirán parámetros mínimos para los establecimientos turísticos, lo que redundará en una caída en los estándares de calidad hotelera, ya que ingresarán establecimientos al sistema turístico, que no tenían las condiciones mínimas para hacerlo con la normativa que se está derogando.

La derogación del Registro Hotelero Nacional generará mayor opacidad del sector, y seguramente incrementará los fraudes, dejando desprotegidos a los usuarios y turistas, que no contarán con herramientas para prevenirlo.

La derogación del Registro de Agentes de Turismo, generará un vacío legal en el que no se establecen requisitos de solvencia y antecedentes judiciales y bancarios para operar como agente de viajes. Esto habilita la posibilidad de un sinnúmero de estafas y fraudes.

Es importante remarcar que cerca del 80% de las agencias de turismo son PyMES, por lo que no es un mercado “monopólico”. Desde la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (FAEVYT) destacaron que más del 80% de sus integrantes son PYMES, las cuales serán perjudicadas ya que se elimina todo tipo de requisito mínimo para establecerse. La Asociación de Agentes y Agencias de Viajes PYMES (AVAECE), remarcan que existen más de 5.000 agencias de turismo en todo el país, y esta desregulación incrementará las estafas, reduciendo la calidad hotelera del país.

Desde este periódico hacemos estás advertencias, porque a lo largo de nuestra vida como medio regional, nos sentimos comprometidos con las Pymes, conocemos el esfuerzo, la capacidad y la resiliencia que tienen.

Es hora que las instituciones que realicen la defensa gremial empresarial adviertan estos peligros que hacen, como dijimos, a su propia supervivencia. Y a su vez se mantengan alerta discutiendo y proponiendo alternativas, si es que las hay.

Share This