martes, febrero 27, 2024
Inicio > Destacados > Masiva movilización
Primer paro general contra Milei: en rechazo del DNU y la Ley Ómnibus

Masiva movilización
Primer paro general contra Milei: en rechazo del DNU y la Ley Ómnibus

Con presencia de distintos sectores políticos y sociales, la medida de fuerza tendrá como eje una concentración ante el Congreso

La CGT realizará este miércoles su primer paro general contra Javier Milei, a sólo 45 días de haber asumido el Gobierno. En rigor, será un paro de medio día (de 12 a 00 horas) para permitir una movilización al Congreso, donde se pedirán a los legisladores que frenen el DNU -que incluye la reforma laboral- y la Ley Ómnibus.

Organizaciones gremiales y sociales enroladas en la las dos CTA y la Unidad Piquetera (UP) comenzaron a marchar este miércoles hacia Plaza Congreso sobre avenida de Mayo y se concentran a lo largo de la avenida Rivadavia -entre la calle Paraná y la avenida Callao-, con cortes parciales para el tránsito vehicular.

La huelga general de la CGT comenzará a las 12 (los colectivos, trenes y subtes funcionarán hasta las 19 para facilitar la movilidad de los manifestantes) y el eje de la protesta será un acto ante la Plaza de los Dos Congresos que comenzará a las 14.30, en el que se leerá un documento y habrá dos oradores: los cotitulares cegetistas Pablo Moyano (camioneros) y Héctor Daer (Sanidad).

La movilización contará con la participación de las dos CTA, los movimientos sociales, sectores políticos (tanto del peronismo como de la izquierda) y representantes de la cultura, entre otros, y servirá para probar nuevamente la instrumentación del protocolo antipiquetes del Gobierno para evitar que durante la marcha hacia el Congreso se produzcan cortes de calle y eventuales disturbios.

Dirigentes de la CGT se reunieron hace 48 horas con el ministro de Seguridad porteño, Waldo Wolff, y el secretario del área y jefe de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, Diego Kravetz, para coordinar los detalles del acto: los sindicalistas se comprometieron a respetar el protocolo antipiquetes y marchar por las veredas, dejando carriles libres en la calle para que puedan circular los autos.

La presencia del kirchnerismo, el trotskismo y los piqueteros duros, según temen en la CGT, podría derivar en los reclamos desde esos sectores de que se ponga fecha a un paro general “cuanto antes”. Sin embargo, en la cúpula cegetista predominan los moderados que esperan que, tras el paro, el Gobierno abra una instancia de diálogo para bajar la intensidad del enfrentamiento. Aunque en la Casa Rosada nadie lo admite, hay funcionarios que aguardan instrucciones para hablar con la CGT.

De todas formas, el Gobierno trató de aprovechar la embestida de la CGT para exponer a sus dirigentes ante la opinión pública como “enemigos del cambio”: por eso apostó a provocarlos con decisiones duras como la intimación a que paguen el operativo de seguridad del acto cegetista del 27 de diciembre ante el Palacio de Tribunales, el anuncio del descuento del día de huelga a los estatales que paren hoy y la postergación del Consejo del Salario para fijar el aumento del salario mínimo.

Ferreyra Franco
Redactor periodístico
Share This