sábado, mayo 25, 2024
Inicio > Regionales > Berisso > Néstor Schiano, de Konal S.A.
Celebramos que la Provincia no frene la obra pública

Néstor Schiano, de Konal S.A.
Celebramos que la Provincia no frene la obra pública

El titular de la firma constructora Konal S.A. dialogó con La Gran Capital y reveló la situación de las Pymes de la construcción en el actual escenario político y económico a partir del nuevo gobierno nacional y las consecuencias que puede generar el avance del DNU y la ley omnibus si estos mecanismos prosperan. El rol de la Provincia.

La Gran Capital: ¿Cuánto hace que Konal está en el mercado, y que tipo de obras realiza?

Néstor Schiano: “La empresa hace más de 40 años que está funcionando. En la actualidad se dedica mayoritariamente a todo lo referido a la construcción de escuelas. No obstante a lo largo de nuestra trayectoria hemos trabajado mucho en obras que tiene que ver con Aguas Sanitarias de la Nación, Vialidad, YPF, como así también en Aguas Bonaerenses. Hemos también realizado muchísimas obras, de iluminación, bacheo, ingeniería, etc.”.

LGC: Es muy común que, para hacer obras grandes, varias empresas de reúnan en las denominadas UTE ¿Cómo ha sido la experiencia en ese sentido?

NS: “Hemos trabajado en UTE, fue una experiencia buena, pero después no se ha dado la oportunidad. Hicimos una vez una obra de iluminación en Ezeiza, cerca de 1.200 cuadras sin ningún tipo de problema. Nos fue bien, pero de ahí en más, siempre hemos trabajamos solos”.

“Será que estoy bien con la capacidad ténica después de tantos años . Lo cual nos permite realizar cualquier tipo de obra importante, tanto de arquitectura como de ingenieria.

LGC: Tenemos entendido que no solamente se dedican a la obra pública con financiamiento municipal, provincial y nacional ¿Qué otras cosas han hecho?

NS: “Hicimos todo tipo de obras, inclusive muchos emprendimientos particulares, construímos más de 90 supermercados “Día” en todo el país, y actualmente tenemos avanzado la construcción de unos departamentos propios”.

LGC: En estos momentos, la construcción transita una crisis, debido a la implementación del DNU y la Ley ómnibus promovida por el ejecutivo nacional. Allí plantean un modelo a la “chilena” con respecto a la obra pública, donde el peso de la inversión recaiga sobre los privados. La idea es llegar al déficit cero eliminando la obra pública.¿Cómo ven el panorama?

NS: “Es difícil continuar una obra, primero por los altos costos que hay después de la devaluación, segundo por el inconveniente que hay en los pagos, fundamentalmente en las obras de Nación, inclusive las obras que han sido hechas con financiamiento tripartito, es decir Nación, Provincia y Municipio, las han dejado directamente de abonar. Nosotros tenemos varios certificados presentados y todavía no nos han pagado, tenemos gran incertidumbrede lo que va a pasar”.

LGC: ¿Y cuales son las explicaciones que reciben?

NS: “En Nación, están acéfalos, no tienen funcionario ni firma. Según información que tenemos, es muy difícil que se sigan las obras, incomprensible, ya que hay obras que están al 40% o al 50% y ya certificadas, es extraño que no giren los fondos. Sería una pena que se abandonen ese tipo de obras fundamentales para la gente y solamente el estado las puede financiar”.

“Por ejemplo nosotros estamos haciendo una escuela que está a 7 u 8 km de un pueblo de 5 mil habitantes. Se trata de una escuela que tiene Primario y Secundario y es para dar clases a 700 chicos aproximadamente. Si eso se frena se crea un terrible problema social. Todas esas escuelas, no se pueden hacer con financiamiento privado como dice el Presidente, está en medio del campo, nadie va a poner ningún dinero para ello. Los padres no pueden pagar la escolaridad y realmente, es un drama para esa población”.

“Si se tratara de alguna ruta, la inversión privada podría recuperarse mediante el cobro de un peaje, lo mismo pasaría con otras obras importantes como un gasoducto, pero con las escuelas no tiene ningún sentido, nadie va poner plata, ninguna empresa, solamente el estado”.

LGC: ¿Entonces ve inviable la aplicación del DNU bajo estas condiciones?

“El tema es la seguridad jurídica de la que tanto se habla. No puede cambiarse todo por un decreto, es necesario que las leyes pasen por el congreso. Si aceptamos esta modalidad,  puede pasar que de acá a dos o tres años, venga otro gobierno y te vuelva a cambiar todo, hace falta previsibilidad. Seguimos en un país muy inestable”.

LGC: ¿Cómo repercute la falta de pago? ¿Cómo se acualizan?

NS: “Actualmente se están rigiendo por el UVI, que tampoco está reflejando la realidad de los costos, tenemos un desfasaje de un 20, 25%. Aunque presentes las redeterminaciones de precios, no la están pagando, y eso nos crea graves problemas financieros, porque hay que seguir comprando materiales y pagando salarios. Es imposible seguir trabajando más teniendo en cuenta los aumentos que hay permanentemente en los materiales, tal es el caso del cemento, el aluminio, el vidrio, sin contar la mano de obra”.

LGC: Sacando las obras financiadas por Nación ¿Cómo está funcionando la Provincia?, ¿cómo están trabajando las dependencias, siguen las licitaciones, funcionan los controles? ¿cómo es la relación con la gestión Kicillof?

NS: “En la Provincia, las cosas son bastantes distintas, claro que hay una continuidad en la gestión. Como decíamos en estos momentos estamos haciendo varias escuelas. Un poco el talón de Aquiles de la administración provincial, es que se tarda bastante tiempo para adjudicar las obras. Desde que llaman a una licitación pueden pasar 3 o 4 meses. Claro que la situación del país es inestable y la provincia no está exenta de ella, por eso hay tantas licitaciones desiertas. Sabemos que se está trabajando fuerte para que las obras salgan más rápido”.

LGC: Teniendo en cuenta que las mayorías de las obras que está haciendo Konal tiene que ver con las escuelas ¿Cómo está trabajando la Dirección General de Escuelas (DGE) en su carácter de organismo contratante?

NS: “Cómo decíamos, a veces los tramites son muy engorrosos, te llevan mucho tiempo. No obstante, lo que, si hay que reconocer, es que, nunca se hicieron tantas escuelas y obras en la Provincia como en el gobierno de Kicillof, estamos hablando de la construcción y refacción de cerca de 2 mil establecimientos educativos”.

“Aparte se han reparado muchas que fueron abandonadas durante la gestión de Vidal. La ex gobernadora dejó escuelas sin hacer. Rogamos que ahora no ocurra lo mismo. Dejar escuelas abandonadas, es una pena, porque un edificio educativo abandonado es propicio al hurto y al vandalismo. Como una que vamos a hacer ahora en Brandsen que prácticamente rompieron y se robaron todo”.

????????????????????????????????????

LGC: ¿Todas esas escuelas salen con dinero propio de la Provincia o tiene una participación de Nación?

NS: “No, estas escuelas que se están haciendo reparaciones o refacciones son financiada por la Provincia, en este caso de la DGE, y también de los Consejos Escolares. Lo que pasa es que estos, pueden licitar hasta un cierto monto, por todo lo que es reparación de gas, electricidad, agua. Eso sale del Fondo Educativo”.

“Ahora parece que se van a intervenir 15 o 20 escuelas en la región, ya que les faltan los servicios esenciales, y por ello no pueden empezar las clases. El tema del gas es complicado. Habría que hacer una obra integral, pero es un proceso lento, por eso ahora están poniendo en muchas escuelas aire acondicionados”.

LGC: ¿La DGE, se está ocupando de estos problemas?

NS: “Si, en realidad la mayor responsabilidad recae en el Director General de Cultura y Educación Alberto Sileoni, quien para nosotros viene cumpliendo una gran tarea, cómo decíamos son muchisimas las obras que se llevan adelante. Después hay que destacar la labor de la Subsecretaría de Infraestructura Escolar, los funcionarios están muy comprometidos con la gestión y llevan adelante una tarea ardua ante la difícil coyuntura que afecta al país”.

LGC: Nuestra zona está sufriendo el parate de la obra pública, más teniendo en cuenta que muchas son muy necesarias para el desarrollo regional, especialmente los accesos. ¿Cómo lo ven ustedes?

NS: “Todo lo que es viviendas se paró. Acá en Ensenada, estaban haciendo pavimentos y también se paró, el puente de Punta Lara que era una obra de Nación se frenó. Rompieron el puente, la gente que trabajaba se fue y ahora tenes que desviarte para ir a Punta Lara para el fondo. El Camino Rivadavia, es otro que está totalmente abandonado. Esperemos que se pueda soluciona todo, ya que somos muchas las empresas y los trabajadores que estamos involucrados”.

LGC: ¿Y a ustedes particularmente como los afecta?

N:S.: “Konal, no ha dejado de trabajar, bajamos el ritmo porque no podemos abandonar una obra, la seguimos con recursos propios. Sabemos que otras empresas no les ha quedado otro remedio que parar las obras. Las más complicadas son las que se han hecho con el regimen tripartito. Tenemos dos obras en Saladillo tripartita que las estamos haciendo, y una obra en Castelli que pertenece a la provincia.

LGC: Pese a las dificultades, ustedes pueden seguir.

N.S.: “Si en gran parte gracias a la Provincia, cómo decíamos se inauguraron unas cuantas escuelas, en Lobos por ejemplo se hizo un polideportivo hermoso. Todo lo que se pueda hacer se hace, pero es difícil licitar con los valores, porque no sabes si hoy es buen precio y dentro de 60 o 30 días perdes plata. Aunque la mayoría de las obras, tienen anticipos financieros, con eso podés ir comprando los materiales, que es lo primero que hacemos”.

“Pero después tenés un gran costo logístico, Un viaje de acá a Saladillo, ida y vuelta en un camión, tenes que calcularle entre 80 y 90 mil pesos. En ese sentido es auspicioso que Alberto Sileoni hace diez días fue a ver la obra de Castelli y le prometió al intendente Francisco Echarren  que se queden tranquilos que la obra se termina”.

“Sinceramente creemos que al ejecutivo nacional algunas cosas se le están yendo de las manos, por ejemplo, el alza desmesurada de los combustibles impacta en toda la cadena de valor”.

Por último, y en medio de la incertidumbre por el financiamiento de la obra publica precisó: “Si Nación no paga y la Provincia se hace cargo de algunas escuelas, creo que tendrían que elegir las que tienen más de un 40% de adelanto. Porque hay algunas obras que recién han empezado, parecería que las van a rescindir, pero eso trae las consecuencias de posibles juicios por parte de las empresas”.

Share This