lunes, junio 17, 2024
Inicio > Regionales > Berisso > ¿COMO SERÁ LO QUE VENDRÁ?
Los desafíos actuales del Movimiento Sindical y Gremial

¿COMO SERÁ LO QUE VENDRÁ?
Los desafíos actuales del Movimiento Sindical y Gremial

El Lic. Jorge Luis Tesoriero ex-trabajador de Astilleros y actual dirigente político del Observatorio Productivo Nacional en un extenso documento analiza ante un mundo inmerso en la globalización lo que puede suceder en el ámbito del trabajo y sus conquistas desde una perspectiva sindical, y con la mirada puesta en un futuro incierto.

Un poco de historia

Muchas de las conquistas laborales conseguidas durante el primer peronismo se fueron perdiendo a partir de la dictadura cívico militar del 24 de Marzo de 1976, aunque algunas se recuperaron en estos cuarenta años de democracia, muchas de ellas no se pudieron.

A modo de ejemplo solo citaremos algunas:

  • Las empresas del estado, en sus directorios contaban con un Director Obrero.
  • Se discutía en esa etapa la “cogestión” obrera empresarial.
  • En algún momento en cada Embajada existía una agregaduría obrera.
  • Existía el denominado Foro Sindical.
  • Había una Banca Sindical.
  • El cupo de los legisladores sindicales en el primer gobierno peronista llegó al 33% de las bancas.

En la nueva realidad el debate es imprescindible.

Como lo fue la seguridad e higiene en el trabajo, el medio ambiente laboral, etc. en el pasado inmediato.

Ahora tendremos que adecuarnos, reformularnos, reconvertirnos a este mundo que viene, o nos llevarán al sueño de muchos pocos, que es el fin del Movimiento Obrero Organizado.

El rol del Movimiento de Trabajadores Organizados, cada vez más necesitará incorporar a todos aquellos que fueron expulsados del Mundo del Trabajo, los cuales se acrecentarán en el futuro inmediato, con tendencia muy acelerada siendo muchos más los que se sentirán representados por los movimientos sociales, que a poco se verán recorriendo el camino de fusión con la Confederación General del Trabajo, C.G.T. Ya la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, C.E.T.E.P., lo está llevando a debate en el mundo obrero.

Las incógnitas a resolver

¿Qué produciremos en la Argentina? ¿Qué industrias moverán nuestra economía y que puestos de trabajo serán necesarios en esas industrias? ¿Qué trabajos desaparecerán?

Hoy tenemos nuevos desafíos producto de la revolución tecnológica, la robótica la inteligencia artificial, que tiene como premisa la reducción y finalmente la desaparición del trabajo humano.

Con ésta globalización que con sus luces y sus sombras, se pergeñó por y para las empresas multinacionales.

La aplicación de nuevos procesos productivos traerá un desempleo estructural irresoluble aplicando los remedios tradicionales.

El futuro ya llegó

La situación tiende a agravarse con la aplicación de procesos de alta reingeniería de los procesos productivos, la robótica, la informática, el control prácticamente horizontal de las estructuras, sin puestos intermedios.

No solamente estarán afectados por estos procesos los obreros sin cualificar o pocos cualificados, también los trabajadores cualificados, cuadros intermedios y profesiones liberales son presa de este proceso imparable de destrucción de trabajo remunerado o asalariado.

Lo cierto es que las máquinas que llegaron con la promesa de liberar el ser humano del yugo diario en algunos casos lo sometió a una esclavitud acaso más sutil, incluso glamorosa.

Lo que dice el mundo

La Organización Internacional del Trabajo lanzó la comisión Mundial de alto nivel sobre el futuro del trabajo, creada con el propósito de realizar un profundo análisis sobre el empleo en los próximos años a partir de los desafíos planteados por las nuevas tecnologías.

El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim , dijo en su paso por la Argentina que más de la mitad de los  países en desarrollo terminarán por desaparecer producto de la inteligencia artificial.

El trabajo tal como se lo concibe tradicionalmente, está herido de muerte.

La creación de empleos en un mundo que tiende irremediablemente a generar cada vez más desempleados como consecuencia de las innovaciones tecnológicas y el remplazo del humano por el robot.

Los trabajos que quedarán en nuestras manos luego de la revolución tecnológica que estamos experimentando serán aquellos donde mostremos un mejor desempeño que los algoritmos informáticos…

En este punto la preocupación colectiva pasa por el uso que se haga de esta tecnología y la distribución que se dé a las riquezas que genere.

Que pasa con la gente

El nuevo escenario refiere ya no a aquellos oficios que estarán a cargo de robots sino a los nuevos conocimientos que demande la industria.

Muchos ciudadanos podrían verse marginados por el simple hecho de no contar con la formación adecuada para encontrar un nuevo empleo.

En el mundo aflorará un ejército de desocupados que deberá seguir viviendo y consumiendo.

Los estados serán obligados a ocuparse todos de sus necesidades más elementales como de mantenerlos ocupados y mínimamente motivados para evitar que salgan del sistema y eventualmente se rebelen contra él.

La situación de quienes no trabajan no porque no quieren sino porque no pueden, claramente, resulta desesperante.

La tecnología al poder

Investigadores de la Universidad de Colombia ha anunciado la creación de robots autoconscientes, capaces de darse cuenta que son una máquina, pero también con acciones inesperadas.

Si las maquinas llegan a pensar autónomamente y mejor que nosotros ¿Cuál es el sentido de nuestra existencia?

Una resolución del parlamento europeo del 2017 sostiene que ” existe la posibilidad de que a largo plazo la inteligencia artificial llegue a superar la capacidad intelectual del ser humano.”

En un ensayo para Brookings, Indermit Gills, analizó la batalla por el dominio de esta “Tecnología de Propósito General” entre Estados Unidos, China y Europa.

Hubo tres TPG anteriormente y en cada una se fue reduciendo a la mitad el tiempo necesario para su expansión: 80 años para el motor de vapor, 40 años para la electricidad, 20 años para las PC y probablemente, 10 años para la Inteligencia Artificial.

Lo que dejó la pandemia

La pandemia que azotó al mundo entero tuvo paradigmas pesimistas fundamentalmente para el Movimiento Obrero.

Todavía no se ve claramente pero es probable que el futuro que emerja después de la pandemia reconfigure por completo las dinámicas de la humanidad.

El ensayista Alejandro Katz lo plantea en estos términos:

“El mundo que salió de la revolución industrial, de la revolución francesa, y de la revolución americana llega a su término”.

Según ese planteo, ” la crisis del coronavirus se transformó en un catalizador de los cambios tecnológicos que ya estaban en marcha, y que implicaban el progresivo reemplazo del trabajo humano por robots y algoritmos.

La pandemia permitió ver el mundo como no lo estábamos viendo, ni como estaba ocurriendo en realidad”.

Desde esta mirada, no enfrentamos un gravísimo problema sanitario solamente, sino un cambio de época. El más profundo de los últimos 200 años.

Soluciones que se plantean

Ante el nuevo escenario del mundo laboral por el avance de la tecnología y que genera más tiempo ocioso, piensa en algunos paliativos que aquí enumeramos a modo de ejemplo.

  • Repartir el empleo, es decir repartir el trabajo asalariado.
  • Rediseñar la semana laboral, y la jornada laboral.
  • Reducción  de la semana laboral y la reducción de la jornada laboral.
  • Establecer un nuevo contrato con la sociedad civil basado en la economía social o tercer sector que incluirá el reconocimiento y potenciación de la sociedad civil (organizaciones no gubernamentales, Organizaciones sin ánimo de lucro, asociaciones, etc.).
  • Implementar un Ingreso anual garantizado.

Conclusiones y roles

Es preciso preguntarnos qué papel cumplirán los Estados en las Economías Nacionales y los Organismos Financieros Internacionales, y cual será el nuevo orden mundial y quienes las potencias hegemónicas.

La conclusión de este trabajo; es que quien esté a la vanguardia en 2030 será la potencia dominante en el resto del siglo.

El debate urge y es imprescindible.

Share This