sábado, abril 13, 2024
Inicio > Destacados > El huevo de la serpiente
El error de dolarizar la economía

El huevo de la serpiente
El error de dolarizar la economía

Muchos creen que utilizar como moneda de uso legal al dólar soluciona todos los problemas. Javier Milei es uno de ellos. Se cree que por ello no va a haber más inflación. Pero son muchos los problemas que acarrea esta decisión. Se pierde soberanía, y no se puede utilizar política cambiaria ni monetaria. Una cosa es ser EEUU que puede emitir sin respaldo, manejar la tasa de interés a gusto, y otra un país del tercer mundo sin esa capacidad y hegemonía.

El principio del fin

En Ecuador durante el gobierno de Abdalá Bucaram (1996-1997) ya se hablaba de una convertibilidad similar a la Argentina o de una dolarización. De hecho el exministro de Economía, Domingo Cavallo, venerado por Milei, se presentaba por aquel entonces en costosas conferencias para explicar el funcionamiento del sistema argentino en Ecuador. En ese momento se hablaba de emprender una convertibilidad a cinco mil sucres por dólar. Años más tarde se terminaría haciendo a 25 mil sucres por dólar.

A veces la historia se repite

Apodado el El Loco, Bucaram presidió el país sudamericano durante sólo seis meses, entre agosto de 1996 y febrero de 1997, tiempo en el cual encrespó a la nación con el incumplimiento de sus promesas electorales populistas, su nepotismo en el Gobierno y su excéntrica y turbulenta personalidad. Destituido por el Congreso por “incapacidad mental” y procesado por corrupción, marchó al exilio a Panamá.

Corrían los primeros días de enero del 2000 cuando el nuevo presidente de Ecuador, Jamil Mahuad, terminó dolarizando la economía, completando la idea de El loco que había prendido en la sociedad.

Ante el cambio de régimen, la inflación pegó una estampida. El país perdió su soberanía monetaria y capacidad de reacción ante cualquier coyuntura.

Ecuador hoy

En América latina hay solo tres países dolarizados: El Salvador, Panamá y Ecuador, este último está sumido en la pobreza igual o peor que antes, con una violencia social y política aterradora.

En 2023 se convirtió en el año más violento de la historia con 7.592 muertes violentas, la tasa de homicidios trepó a más de 40 muertos cada 100.000 habitantes, lo que significa que hubo una muerte cada 69 minutos a causa de la violencia criminal.

La dolarización hizo el campo orégano para el narcotráfico, el lavado de dinero y la proliferación de pandillas. No hace mucho mataron a un candidato a presidente y el año pasado varios periodistas fueron asesinados por el sólo hecho informar.

Abandonar la moneda propia

Ecuador, y los otros países dolarizados, renuncian a dos de las cuatro herramientas que tienen para influir en la economía: la política monetaria y la política cambiaria. Esto significa que pierde la posibilidad de aumentar su competitividad devaluando su moneda; y de animar el crecimiento o luchar contra la inflación utilizando los tipos de interés.

Un ejemplo, cuando en 2014 cayeron un 40% los precios del petróleo, el producto principal de Ecuador, y subió el valor del dólar, Ecuador se encontró contra la espada y la pared. No pudo devaluar la moneda para hacer competitivos los otros productos que el país exporta, como pescado y crustáceos, plátanos, medicamentos y automóviles. Pero recibía cada vez menos ingresos del petróleo debido a la caída del precio internacional. El déficit fiscal volvió a aumentar fuertemente.

¿Dolarizar la Argentina?

Es cierto que hay algunas ventajas al dolarizar, cómo la estabilidad de precios, la reducción del riesgo cambiario, atracción de inversión extranjera, facilitación del comercio internacional, y acceso a mercados financieros globales.

Pero, los riesgos son muy grandes. Aparte de que la dolarización no resuelve todos los problemas como hemos visto en el caso de Ecuador las desventajas son muy peligrosas, aquí nombramos sólo algunas:

Pérdida de control monetario: Al renunciar a su propia moneda, un país también renuncia al control directo sobre su política monetaria. No puede imprimir dinero para estimular la economía en momentos de recesión ni ajustar las tasas de interés de acuerdo con sus necesidades económicas.

Dependencia de la política económica de EEUU: La dolarización puede hacer que un país sea vulnerable a las decisiones económicas y políticas de Estados Unidos, ya que cualquier cambio en la política de la Reserva Federal puede tener impactos significativos en la economía dolarizada.

Dificultades para ajustar a choques externos: Sin su propia moneda, un país puede enfrentar dificultades para ajustarse a choques económicos o financieros externos. No puede devaluar su moneda para aumentar su competitividad en el comercio internacional ni ajustar su política monetaria de manera independiente.

Impacto en el sector público: La dolarización puede afectar las finanzas públicas, ya que los ingresos y gastos del gobierno deben estar en línea con los recursos en dólares disponibles. Esto puede limitar la capacidad del gobierno para financiar programas sociales y proyectos de desarrollo.

Perdida del señoreaje: El señoreaje es el beneficio que obtiene el gobierno al emitir su propia moneda. Con la dolarización, se pierde esta fuente de ingresos, lo que puede afectar la capacidad del gobierno para financiar sus gastos.

Falta de flexibilidad en tipos de cambio: Si la economía dolarizada enfrenta desequilibrios comerciales o problemas económicos, no puede utilizar la devaluación de la moneda como herramienta para recuperar competitividad.

Por ahora el presidente Milei está enfrascado en la tarea de volver al ruedo con la ley ómnibus y que el DNU no se caiga definitivamente, pero de cualquier manera hay que estar atento.

Share This